Autor: Augusto Spuri
Ingredientes:
limones
sal gruesa
clavos de olor
canela en rajas
pimienta negra en granos
laurel
ají picante seco
zumo de limón
aceite de oliva

Para poder contar en la cocina con limones a lo largo de todo el año, se desarrolló la técnica de conservarlos en una salmuera sencilla.

Encontré limones confitados en el norte de África y en países del Mediterráneo meridional, conservados en una salmuera con aromas y especias, así que prefiero esta receta, que es más sabrosa.

Pongo unos limones amarillos enteros en agua por tres días cambiando el agua dos veces al día.

Utilizo un frasco suficientemente grande como para contener los limones, y trabajo sobre un platón hondo para recuperar todo el zumo y la sal.

Divido los limones en cuartos sin cortarlos completamente hasta el fondo.

Los rellenos con sal marina gruesa, vuelvo a darles forma y los pongo en el frasco bien apretados entre ellos.

Agrego, al gusto, clavos de olor, canela en raja, pimienta en granos, laurel y ají picante seco.

Cubro hasta el nivel de los limones con más sal gruesa, lo que quedó en el fondo del platón y el zumo de limón necesario.

Sello la superficie con una capa de aceite de oliva.

Para ejercer presión pongo arriba de los limones una parrilla de plástico para conservas.

Dejo confitar cinco semanas a temperatura ambiente antes de utilizarlos.

Guardo en la refrigeradora después de abrir.

Se pueden conservar por un ano.

Como utilizar: 

Saco el limón de la marinada y sacudo la sal en exceso.

Calculo un cuarto de limón por persona.

Quito las semillas y pico la pulpa que será mezclada en la preparación del plato.

Corto en tiras la piel confitada que utilizo como decoración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *