Datos

Propiedades de las mandarinas

De acuerdo a las diferentes pruebas realizadas a lo largo de muchos años, se sabe que la mandarina posee las siguientes propiedades:

  • Antiescorbútica
  • Antioxidante
  • Anticancerígena
  • Antitumoral
  • Antiproliferativa de células cancerosas
  • Antimetastásica
  • Antiagregante y antiadhesiva plaquetaria
  • Antihiperglucemica
  • Antihipertensiva
  • Antiinflamatoria
  • Antialérgica
  • Analgésica
  • Antiansiedad
  • Antimicrobial
  • Antiemético
  • Astringente
  • Expectorante

Beneficios de las mandarinas

1. Mejoran la función cerebral

Muchos de los micronutrientes contenidos en la mandarina, están vinculados con una serie de estudios que muestran sus aportes positivos al mejoramiento de la función cerebral. La vitamina C, está caracterizada como un microelemento que ayuda a prevenir el riesgo de Alzheimer, además de otros problemas relacionados con el cerebro. Sus aportes de hierro, favorecen la oxigenación y nutrición del cerebro y el sistema nervioso.

La presencia de folato reduce la aparición de la enfermedad de Alzheimer y el deterioro cognitivo. Además de ello, el potasio es un elemento que favorece el flujo de sangre al cerebro. Se ha determinado que este proceso, mejora la cognición, la actividad de las neuronas y la concentración.

2. Favorecen el proceso del embarazo

Está bien estudiado, que la mandarina por medio de las vitaminas del complejo B y del ácido fólico, nutren a la madre. Y no solo eso, permiten además que se forme correctamente el tubo neural en el feto y se generen adecuadamente sus glóbulos rojos. Se sabe que la falta de ácido fólico ocasiona que los bebés tengan bajo peso al nacer.

3. Ayudan a mantener una presión arterial adecuada

Se ha caracterizado muy bien, el alto contenido de potasio en las mandarinas. Se sabe que contienen alrededor de 324 miligramos de potasio, además no contienen sodio. Esto ayuda a que los vasos sanguíneos se relajen y mantengan los niveles de presión arterial en el rango correcto. Pueden ayudar a mejorar la salud del corazón. Muchos estudios, permiten afirmar que la fibra, las vitaminas C y B6 junto al potasio, favorecen la salud del corazón.

Se sabe que en los Estados Unidos, la mayoría de la población no consume los 4.700 mg de potasio requeridas diariamente. Se han realizado una serie de estudios clínicos, que demuestran que personas que consumían 4.069 mg de potasio por día tenían un riesgo 49 por ciento menor de muerte por cardiopatía isquémica en comparación con las que consumían menor cantidad.

De acuerdo a estudios de laboratorio, se sabe que al aumentar el consumo de potasio a 4.700 mg por día, se puede inferir una disminución de futuras enfermedades cardiovasculares.

4. Fortalecen el sistema inmune

De acuerdo a las caracterizaciones nutricionales realizadas, se tiene que la ingesta de una mandarina, nos puede aportar el 87% de los requerimientos diarios de vitamina C. La vitamina C es un potente antioxidante natural. Puede ayudar al organismo a combatir una serie de agentes patógenos, además de eliminar radicales libres que son generadores de células cancerígenas.

Se tiene establecido además que la vitamina C, favorece la producción de glóbulos blancos. Esto glóbulos, protegen nuestro cuerpo de invasores peligrosos, principalmente de  virus y bacterias. La vitamina C, al ser un potente antioxidante, puede ayudar a prevenir enfermedades comunes, como, por ejemplo: resfriados, gripe, fiebre viral, tos y bronquitis.

5. Promueven la formación de colágeno en el organismo

La vitamina C, en niveles adecuados en nuestro organismo, no solo ayudan a mejorar el sistema inmunológico. Está bien estudiado que la vitamina C es fundamental para la producción de colágeno. Esta proteína es requerida en alto porcentaje en el cabello, la piel, los músculos, huesos y tendones.

Esto quiere decir, que el consumo regular de esta fruta, la cual contiene además cantidades importantes de vitamina A, nos pueden ayudar muchísimo. No solo a tener una hermosa piel y cabello brillante y voluminoso, sino un sistema corporal bien nutrido y fortalecido.

6.Ayudan a mejorar la salud digestiva y favorecen la pérdida de peso

Es bien sabido, que las mandarinas son una fuente muy importante de fibra. De acuerdo a las organizaciones de salud, se sugiere una ingesta diaria de fibra de 38g para hombres y 25g para mujeres. Se sabe que la fibra, favorece el incremento de la flora benéfica en el sistema digestivo, como ya antes lo he mencionado. Una flora estable, es una aliada para la correcta digestión y el tránsito intestinal, esto incluso previene el estreñimiento.

Una mandarina contiene 3.5 gramos de fibra dietética por cada cien gramos de fruta. Se sabe y ya lo he dicho anteriormente, que la ingesta regular de fibra ayuda a sentirse más lleno por más tiempo. Esto contribuye muchísimo a disminuir el deseo de comer más, favoreciendo así, la pérdida de peso.

Incluso se han determinado mejoras digestivas por la incidencia del estado de ánimo, alegría y activación, producto de los aromas del fruto de mandarina. Esto se determinó en un estudio de digestibilidad y palatabilidad (cualidad de ser grato un alimento al paladar).

7. Disminuyen el riesgo de padecer cáncer

Está bien establecido, que las mandarinas poseen altas cantidades de antioxidantes. Los antioxidantes son muy útiles para la prevención del cáncer, pues luchan contra los radicales libres causantes de muchas mutaciones. Muchas de estas mutaciones, a veces se transforman en células cancerosas.

Estudios publicados el año 2009 en “Archives of Biochemistry and Biophysics”, determinaron un hallazgo importante. Allí se encontró que las personas con hepatitis viral crónica que ingerían jugo de mandarina redujeron su riesgo de desarrollar cáncer de hígado.

Este estudio se prolongó a lo largo de dos años y medio. Y quienes ingerían diariamente una bebida que contenía jugo de mandarina, al final no mostraron signos de cáncer de hígado. Esto contrasta con la tasa del 8,9 por ciento de cáncer de hígado que se encuentra entre los participantes que no tomaron la bebida diaria.

8. Equilibran los niveles de colesterol

Muchos de los antioxidantes que se encuentran en la mandarina, han sido detectados con potencialidad para disminuir los niveles de colesterol malo (LDL). Cuando se reduce el daño oxidativo de las células, se logra disminuir su toxicidad sobre las paredes arteriales.

Así, de esta forma se evita entre otras cosas, la aparición de aterosclerosis. Se evitan, además, los riesgos de presión arterial alta y accidentes cerebrovasculares. Se protege además al organismo de sufrir de enfermedad cardíaca y hepática.

9. Fortalecen el sistema óseo

La importancia del calcio para el sistema óseo, está bien investigado. Otro de los elementos que posee la mandarina en altas cantidades es calcio.  El calcio es el elemento principal de nuestros huesos. Sin la presencia adecuada de este mineral, se disminuye sustancialmente la densidad ósea de nuestros huesos. Esto, como lo hemos visto, los torna vulnerables y quebradizos.

La presencia de vitamina C, presente en esta maravillosa fruta, ayuda a la absorción de calcio, favoreciendo además la matriz de los huesos con la formación del importante colágeno. Esto favorece entonces la regeneración del tejido óseo del cuerpo.

10. Promueven la desintoxicación y disminuyen el riesgo de diabetes

La presencia de una gran cantidad de agua y elementos con efecto diurético, hacen que orinemos con mayor frecuencia. Se ha comprobado que cuando la función renal esta equilibrada, se realiza una mayor limpieza de las toxinas presentes en el organismo.

Esto incluye también los excesos de ácido úrico. Se tiene caracterizado, además de acuerdo a estudios clínicos que los flavonoides cítricos pueden prevenir la progresión de la hiperglucemia. Dentro de estos flavonoides destacan la hesperidina y la naringina.

Concluyendo

Pienso muchas veces, que no suena lógico, que en una sociedad con tantos adelantos tecnológicos exista tanto desconocimiento en algunos temas. Me refiero en especial, a los temas vinculados a la salud. Es impresionante como las estadísticas nos ayudan a perfilar un poco como es nuestra sociedad.

A veces la competencia de las gaseosas promovidas comercialmente y los productos naturales, no es completamente leal. Es inexplicable, como algunas personas prefieren darles a sus hijos agua carbonatada cargada de azúcar y despreciar las maravillas que la naturaleza nos regala.

Pienso que, el material que preparé para Odessa y su colegio sirvió de mucho. Es una forma inteligente de ir sembrando una serie de inquietudes que, si se siembran a temprana edad, sus frutos serán enormes.

De acuerdo a las estadísticas, en los Estados Unidos se consumen aproximadamente 148 litros de bebidas no alcohólicas al año por persona. Si esta cifra, la comparamos con el promedio de consumo de 11,5 kg de cítricos, estamos enfermando a nuestra sociedad.

Estos lo muestro, a manera de despertar curiosidad. ¿Esta maravillosa fruta debiera ser tomada en cuenta? Yo creo que así debiera ser. Tenemos mucha producción en el país y a nivel mundial. Podría ser una gran alternativa para mantenernos sanos, estables, bien alimentados y a gusto en la digestión por sus gratos aromas.

Las damas del colegio, quieren que continuemos la labor que iniciamos. Yo feliz por ello y también por compartir en el post, la información que entregué a Odessa.

Nuevamente quedo gratamente motivada para seguir aportando un pequeño grano de arena. Esta vez, pienso que ese aporte estuvo impregnado de un suave aroma, que invitan a vivir en armonía y a compartir esa fruta tan sencilla y tan valiosa con quienes de verdad amamos.

 “La vida no es aceptable a no ser que el cuerpo y el espíritu vivan en buena armonía, si no hay un equilibrio natural entre ellos y si no experimentan un respeto natural el uno por el otro”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *